La violencia como origen de las sociedades

Saturno

Decía Hobbes que el estado natural del hombre es la violencia. Para poder fundamentar la sociedad civil y el contrato social que tácitamente conlleva aquella tuvo que servirse de esta hipótesis del estado de naturaleza que le permitía avanzar hacia el estado de derecho y las leyes civiles. Hobbes definió el estado de naturaleza como un estado en donde «el hombre es un lobo para el hombre» y de «guerra de todos contra todos». En este status el hombre es un ser penetrado por las pasiones y completamente amoral puesto que no hay referente alguno donde apoyarse para distinguir entre el bien y el mal.

Sin duda que Hobbes hubiera tenido un buen ejemplo del estado de naturaleza precivilizatorio en Los Sangurimas. En esta obra todos los atributos de ese estado de naturaleza mítico y nebuloso se nos revelan ante los ojos con una nitidez apabullante. Acostumbrados como estamos a concebir el mito como un cuento o narración, que es lo que hace justamente José de la Cuadra con esta obra, lo que conseguimos no obstante es embellecer su naturaleza cruel y espantosa. No hay mito que no esté fundado en sangre y violencia y que, sin embargo, no instaure una comunidad. El pavor que pueda causar en ciertos momentos la lectura de Los Sangurimas no es más que un resorte que nos conecta con nuestro origen y que de una manera prodigiosa José de la Cuadra evoca ante nuestra conciencia aburguesada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: